¿Acaso Rusia y China se abstendrán de iniciar un contra ataque a Estados Unidos hasta que la guerra sea su única alternativa? por Paul Craig Roberts

Publié le

1853008_3_600b_alors-que-barack-obama-est-en-tournee_c4b3d529a6299c166014999b203ee75e
Presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin. D.R.

El discurso de Obama en la ONU el día 24 de septiembre es la cosa más absurda que he oído en toda mi vida. Es absolutamente increíble que el presidente de los Estados Unidos haya hablando ante el mundo entero y haya dicho lo que todo el mundo sabe son mentiras flagrantes, mentiras que muestran, a la vez, las creencias dobles de Washington, y que los EE.UU. al creerse excepcional e indispensable, tiene el derecho de violar todas leyes.

Es aún más sorprendente que de todas las personas presentes, ninguna se levantó y salió de la asamblea de la ONU.

En realidad, los diplomáticos de todo el mundo se sentaron allí y escucharon las mentiras descaradas del peor terrorista del mundo. Incluso los aprobaron con sus aplausos.

El resto del discurso fue una absoluta mierda, Obama dijo cosas como éstas: « Estamos en una encrucijada », « hay indicadores de progreso », « debemos reducir la posibilidad de una guerra entre las grandes potencias », « cientos de millones han salido de la pobreza en el mundo », y mientras el ébola hace estragos en el África, dijo que « hemos aprendido a curar enfermedades y aprovechar el poder del viento y el sol. « Según Obama ahora somos Dioses. « Nosotros » somos « personas excepcionales » -estadounidenses. Nadie más importa. Cuando dijo « Nosotros » el cree que somos como él.

Es imposible encontrar una declaración más absurda o una mentira más escandalosa en el discurso de Obama, como la dicha cuando afirmó que « La agresión rusa en Europa recuerda los días en que las grandes naciones pisotearon los países más pequeños en la búsqueda de la ambición territorial. »

¿O será ésta? « Después de que los ciudadanos de Ucrania se movilizaron con sus protestas populares y pidieron reformas, su presidente corrupto huyó y. en contra de la voluntad del gobierno de Kiev, Crimea fue anexada. Rusia envía armas hacia el este de Ucrania, que suministró a los separatistas violentos y originó un conflicto que ha matado a miles de personas. Cuando un avión civil fue derribado en el área controlada por los separatistas, éstos se negaron durante días a permitir el acceso al accidente. Cuando Ucrania comenzó a recuperar el control de su territorio, Rusia renunció a la pretensión de limitarse a apoyar a los separatistas, y envió tropas a través de la frontera ».

El mundo entero sabe que Washington derrocó al gobierno electo de Ucrania, que Washington se niega a publicar las fotos de sus satélites donde aparece la destrucción del avión de Malasia, que Ucrania se niega a publicar las instrucciones dadas a la tripulación del avión por la torre de control de tráfico aéreo, que Washington ha impedido una investigación real de la destrucción del avión de pasajeros, que los expertos europeos en la escena han declarado que ambos lados de la cabina del avión de pasajeros demuestran que hubo fuego de ametralladora hacia la nave, una indicación de que el avión fue derribado por los aviones ucranianos que le seguían. De hecho, no ha habido ninguna explicación de por qué aviones caza ucranianos estaban tan cerca, pisándole los talones, a un avión dirigido por el control del tráfico aéreo de Ucrania.

El mundo entero sabe que si Rusia tenía hubiese tenido ambiciones territoriales, cuando el ejército ruso derrotó al ejército georgiano que EEUU entrenó y suministró armas, y que atacó a Osetia del Sur, Rusia pudo haber ocupado Georgia y reincorporarla dentro del territorio de Rusia, que es donde ha pertenecido durante siglos.

Según la lógica de Obama, no es una agresión cuando Washington bombardea e invade siete países en 13 años sin una declaración de guerra. La agresión se produce cuando Rusia acepta la petición del pueblo de Crimea que votaron en un 97 por ciento a favor de la reunificación con Rusia, nación a la que Crimea perteneció durante siglos antes de Khrushchev la cediera a la República Socialista Soviética de Ucrania en 1954, cuando Ucrania y Rusia formaban parte de un mismo país.

Todo el mundo sabe que el líder separatista de la República Popular de Donetsk dijo: « Si las unidades militares rusas estuvieran luchando con nosotros, la noticia no sería la caída de Mariupol en manos del gobierno de Kiev, sino la caída de Kiev y Lviv en manos nosotros ».

¿Qué es y de donde surgió « el cáncer del extremismo violento » del Estado Islámico que decapitó cuatro periodistas?, ¿Cómo se puede calificar las acciones de Washington, que ha bombardeado siete países en el siglo 21 con el asesinato de cientos de miles de civiles y el desplazamiento de millones por sus bombardeos e intervención directa?

¿Quién es el peor terrorista? ¿Acaso es el Estado Islámico (EI), un grupo que está redibujando las fronteras artificiales creadas por los colonialistas británicos y franceses?, ¿O es Washington con su Doctrina Wolfowitz, la base de la política exterior estadounidense, que declara como objetivo principal de Washington la hegemonía estadounidense en el mundo?

El Estado Islámico es una creación de Washington. El Estado Islámico se compone de los yihadistas que Washington utilizó para derrocar a Gaddafi en Libia y luego enviados a Siria para derrocar el gobierno de Assad. Si el Estado Islámico es una « red de la muerte », una « marca del mal » con quien la negociación es imposible, como lo declaró Obama, entonces el Estado Islámico es una red de muerte creada por el régimen de Obama. Si el Estado Islámico es la amenaza que Obama dice, ¿cómo puede el régimen que creó la amenaza llevar la conducción de la lucha en contra de esa amenaza?

Obama nunca mencionó en su discurso el problema central que enfrenta el mundo. Ese problema es la incapacidad de Washington para aceptar la existencia de fuertes países independientes como Rusia y China. La Doctrina del neoconservador Wolfowitz compromete a Estados Unidos a mantener su estatus como la única potencia dominante en el mundo. Esta tarea requiere de Washington que haga lo necesario « para evitar que cualquier otra potencia hostil domine una región cuyos recursos sean suficientes para generar energía a nivel global ». Un « poder hostil » es un país que tiene poder o influencia suficiente para ser capaz de limitar el ejercicio del poder de Washington.

La Doctrina Wolfowitz se dirige explícitamente en contra de Rusia: « . Nuestro primer objetivo es prevenir el resurgimiento de un nuevo rival, ya sea en el territorio de la antigua Unión Soviética o en otra parte ». Un « rival » se define como cualquier país capaz de defender sus intereses o las de aquellos países que se han unido en contra de la hegemonía de Washington.

En su discurso, Obama dijo a Rusia y a China de que pueden ser parte del nuevo orden mundial de Washington con la condición de que acepten la hegemonía de Washington y no interfieran de alguna manera con el control de Washington sobre el mundo. Cuando Obama dice a Rusia que los EE.UU. quieren cooperar con Rusia « si Rusia cambia de rumbo, » Lo que Obama quiere decir es que Moscú debe aceptar la supremacía de los interés de Washington por encima de los propios interéses de Rusia.

Claramente, esta es una posición inflexible y poco realista. Si Washington se mantiene apegado a esa doctrina, se producirá la guerra con Rusia y China.

Obama dijo a China que Washington tiene la intención de seguir siendo un poder en el Pacífico, en la esfera de influencia de China, “promoviendo la paz, la estabilidad, y el flujo libre del comercio entre las naciones” construyendo bases navales desde las Filipinas hasta Vietnam de modo que Washington pueda controlar el flujo de recursos en el Mar del Sur de China y someter a China a su voluntad.

Por lo que yo puedo deducir, los gobiernos de Rusia y China no entienden la gravedad de la amenaza que representa Washington. La afirmación de Washington sobre su hegemonía mundial les parece demasiado rebuscado a Rusia y a China para ser real. ¡Pero es muy real!.

Al negarse a tomar en serio la amenaza que eso representa, Rusia y China no han respondido de las maneras que pudieran poner fin a la amenaza, sin la necesidad de una guerra.

Por ejemplo, el gobierno ruso podría muy probablemente derrotar a la OTAN, respondiendo a las sanciones impuestas por Washington y la UE simplemente informando a los gobiernos europeos que Rusia no le venderá mas gas natural a los miembros de la OTAN. En lugar de utilizar este poder; Rusia ha permitido tontamente a la UE acumular grandes cantidades récord de gas natural para sus casas e industrias para la llegada del invierno.

¿Será acaso que Rusia ha vendido sus intereses nacionales por dinero?

Gran parte del poder de Washington y su hegemonía financiera descansa en el papel del dólar como moneda de reserva mundial. Rusia y China han sido lentos, incluso negligentes desde el punto de vista de la defensa de su soberanía, en aprovechar las oportunidades para socavar este pilar del poder de Washington. Por ejemplo, cuando dicen que los BRICS abandonarán el sistema de pagos en dólares, no ha sido más que palabras antes que hechos reales. Rusia ni siquiera ha exigido a los estados títeres europeos de Washington que paguen en rublos por el gas natural ruso.

Uno pudiera pensar que un país como Rusia al experimentar tal hostilidad extrema y la demonización que de ellos hace Occidente, al menos debería utilizar las ventas de gas para apoyar su propia moneda en lugar del dólar de Washington. El gobierno de Rusia sigue apoyando a las economías de los países europeos hostiles a Rusia evitando que los pueblos europeos se congelen durante el invierno que viene. En vez de eso, Rusia debería, antes que darle esta ayuda extraordinaria a sus enemigos, ¿no debería al menos, realizar las gestiones necesarias para apoyar su propia moneda exigiendo el pago en rublos? Por desgracia, Rusia está infectada de economistas neoliberales entrenados en occidente que representan a los intereses occidentales, no los intereses de Rusia.

Cuando Occidente ve esa debilidad extraordinaria de parte del gobierno ruso, Obama sabe que puede ir a la ONU y decir las mentiras más descaradas sobre Rusia sin costo alguno para los EE.UU. o Europa. La inacción de Rusia favorece la demonización de Rusia.

China ha sido más exitosa que Rusia en el uso de las oportunidades para desestabilizar a Washington. Por ejemplo, es un hecho conocido, como Dave Kranzler y yo lo hemos demostrado en repetidas ocasiones, que la Reserva Federal utiliza a sus agentes bancarios para tumbar el precio del oro a fin de proteger el valor del dólar y las políticas de la Reserva Federal. El método utilizado por los bancos es rebajar el precio del oro con enormes cantidades durante los períodos de bajo volumen.

China o Rusia, o ambos podrían tomar ventaja de esta táctica con la compra de oro en épocas de bajo precio, y exigiendo la entrega de lingotes en lugar de recibir efectivo en dólares. Ni Comex de Nueva York ni el mercado de Londres podrían hacer la entrega, y el sistema implosionaría. La consecuencia de la falta de entrega, posiblemente, podría ser catastrófico para el sistema financiero occidental, pero, además, también demostraría la naturaleza corrupta de las instituciones financieras occidentales.

También China pudiera asestar un golpe aun más letal, como la elección de un momento de preocupación en los mercados financieros estadounidenses, y volcar al mercado su billón de dólares más las tenencias de bonos del Tesoro estadounidense, o incluso todos los instrumentos financieros de Estados Unidos que China posee. La Reserva Federal y el Tesoro de Estados Unidos pudieran tratar de estabilizar los precios de los instrumentos financieros de los Estados Unidos mediante la creación de dinero con el que comprar los bonos y otros instrumentos. Esta creación de dinero aumentaría la preocupación por el valor del dólar, y en ese momento China podría volcar el billón de dólares que reciba de sus ventas de bonos en el mercado cambiario. La Reserva Federal no puede imprimir divisas con que comprar los dólares. El valor de cambio del dólar se vendría abajo y con ello el uso del dólar como moneda de reserva mundial, los EE.UU. se convertirá en un país más que va a la quiebra por no poder pagar por sus importaciones.

Posiblemente, Washington pudiera obtener de Japón y el Banco Central Europeo que impriman suficientes yenes y euros para comprar los dólares objeto de dumping. Sin embargo, lo más probable es que esto provocaría un descenso del yen y el euro junto con el dólar.

Las monedas de China y Rusia volarían, y partirían la hegemonía financiera de Occidente.

Pero por su moderación, Rusia y China permiten el ataque de Washington contra ellos. La semana pasada, Washington puso a miles de sus agentes operativos de las ONG en las calles de Moscú en protesta contra « la guerra de Putin contra Ucrania. » Estúpidamente, Rusia ha permitido a los intereses extranjeros comprar sus periódicos, y estos intereses denuncian continuamente ante sus lectores rusos a Putin y al gobierno ruso.

¿Acaso Rusia vendió su alma y los medios de comunicación por los dólares? Quizás unos pocos oligarcas han vendido a Rusia por depósitos en bancos suizos y Londres?

Tanto Rusia como China tienen poblaciones musulmanas entre los que la CIA opera alentando la disociación, la rebelión y la violencia. Washington tiene la intención de romper la Federación de Rusia en países más pequeños y débiles que no puedan interponerse en el camino de la hegemonía de Washington. El miedo de los rusos y chinos sobre la posible rebeldía de sus propias poblaciones musulmanas han causado a ambos gobiernos a cometer el muy grave error estratégico de alinearse con Washington contra el Estado Islámico y con la política de Washington de proteger el status quo de EE.UU. en el mundo musulmán.

Si Rusia y China entendieran la amenaza mortal que Washington representa para ellos, ambos gobiernos deberían trabajar según el principio de que « el enemigo de mi enemigo es mi amigo. » Rusia y China pudieran armar al Ejército Islámico con misiles tierra-aire para derribar los aviones estadounidenses y ayudarlos también con inteligencia militar con el fin de lograr una derrota de Estados Unidos. Con la derrota vendría el derrocamiento de Arabia Saudita, Bahrein, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Egipto y todos los gobernantes títeres estadounidenses en la zona. Washington perdería control sobre el petróleo y el petro-dólar sería historia. Es extraordinario que en vez de eso, Rusia y China están trabajando para proteger el control de Washington sobre el Oriente Medio y el petro-dólar.

China es objeto de una diversa variedad de ataques. La Fundación Rockefeller ha creado agentes estadounidenses en las universidades chinas, según me informan académicos chinos. Empresas estadounidenses establecidas en China crean empleos en los que colocan a los familiares de los funcionarios locales y regionales del partido. Esto cambia la lealtad de esta gente por el gobierno central hacia la moneda estadounidense. Por otra parte, China tiene muchos economistas educados en los EE.UU. que están imbuidos de la economía neoliberal que representa los intereses de Washington.

Tanto Rusia como China tienen porcentajes importantes de sus poblaciones que desean ser occidentales. La caída del comunismo en ambos países y el éxito de la propaganda estadounidense de la guerra fría han creado en algunos sectores lealtades a Estados Unidos en lugar de ser leales a sus propios gobiernos. En Rusia se les denomina « integracionistas atlantistas. » Son los rusos que deseen integrarse a Occidente. Sé de al menos una organización homóloga china, pero, además, entre los jóvenes el materialismo occidental y la falta de control sobre la sexualidad en occidente son muy atractivos.

La incapacidad de los gobiernos de Rusia y China para llegar a un acuerdo sobre la amenaza que representa para su existencia como países soberanos la insistencia neoconservadora en la hegemonía mundial estadounidense, hace la guerra nuclear más probable. Si Rusia y China entran demasiado tarde en el juego geopolítico que los está afectando, su única alternativa será la guerra o la sumisión a la hegemonía de Washington. Como no hay ninguna posibilidad de que el invasor de Estados Unidos y la OTAN puedan ocupar Rusia y China, la guerra necesariamente sería una guerra nuclear.

Para evitar esta guerra, que, como tantos expertos han demostrado, pondría fin a la vida en la tierra, los gobiernos de Rusia y China, deberán, muy pronto, ser más realistas en su evaluación de la maldad que reside en lo que Washington se ha convertido, es decir, Estados Unidos es el peor estado terrorista del mundo.

Es posible que Rusia, China y el resto del mundo sean salvados por el colapso económico estadounidense. La economía de Estados Unidos es un castillo de naipes. La mediana de los ingresos familiares reales a largo plazo están en declive. Las universidades producen graduados con títulos y deudas muy pesadas que deben pagar, pero no hay puestos de trabajo para ellos. El mercado de bonos está muy amañado por la Reserva Federal que requiere a manipular los mercados de oro en lingotes a fin de proteger el dólar. La bolsa está amañada por el torrente de dinero de emitido por la Reserva Federal y por corporaciones que utilizan su propia reserva. El dólar es apoyado por tradición, hábito, y cambios monetarios.

La Cámara estadounidense de tarjetas sigue en pie sólo como resultado de la tolerancia del mundo hacia la gran corrupción y la desinformación y por la codicia que se satisface con el dinero obtenido a partir de un sistema tramposo.

Rusia y / o China podrían tirar abajo este castillo de naipes siempre que cualquiera de esos países o ambos tenían un liderazgo capaz de ello.

Paul Craig Roberts

Fuente: sitio web oficial P. Craig Roberts:
http://www.paulcraigroberts.org/2014/09/25/will-russia-china-hold-fire-war-alternative-paul-craig-roberts/

Mucho gracias a Wikano por su traducción : http://en.wazzia.com/apps/long-wX/?&lang=en

Publicités