Dr. Frederick B. Mills: « Estados Unidos busca rehabilitar la doctrina Monroe y así imponer el régimen neoliberal en toda la región y contrarrestar la creciente influencia de China y Rusia. »

Publié le Mis à jour le

Frederick-B.-Mills1

Dr. Frederick B. Mills. DR

Mohsen Abdelmoumen: ¿Puede explicarles a nuestros lectores cuál es el concepto: filosofía de la liberación?

Dr. Frederick B. Mills: El movimiento de la filosofía de la liberación, que se remonta a fines de la década de 1960 en América Latina y el Caribe, nació de un examen crítico de la influencia de la filosofía occidental en la filosofía y la ciencia latinoamericanas. Esto lo sintieron sus precursores, que se preguntaron si existía una filosofía particularmente latinoamericana, como un paso necesario para avanzar en un proyecto filosófico liberador. Tal crítica consiste en exponer el mito de la modernidad. Este mito es una visión del mundo eurocéntrico desplegado durante la conquista y colonización de la amerindia para justificar el sometimiento de africanos y pueblos de origen de las Américas. Todavía es importante estudiar esta visión del mundo de hoy, porque el mito de la modernidad no terminó en la posmodernidad, sino que persiste en la forma del imperialismo imperialista, la supremacía blanca y diversos métodos de Dominación poscolonial. ¿Por qué, después de 500 años, el mito persiste, incluso en los países del sur? No podemos culpar a los medios corporativos y la industria cultural, incluso si reproduce fielmente la perspectiva hegemónica. Tenemos pleno acceso a medios alternativos y culturas de resistencia. Como señalan Frantz Fanon y Ngũgĩ wa Thiong’o, los oprimidos a veces internalizan la visión del mundo del opresor. Por lo tanto, la crítica de la modernidad implica no solo un estudio de la filosofía occidental, sino también, en cierto sentido, una autor reflexión radical. Para una filosofía de la liberación, esta descolonización de la mente -y también una tarea para los progresistas del Norte- es un requisito previo para revalorizar las tradiciones reprimidas y comprometerse en un proyecto liberador junto a las víctimas del sistema.

Usted escribió « Enrique Dussel’s Ethics of Liberation« . En su opinión, para comprender mejor la filosofía de la liberación, ¿no es necesario estudiar a Enrique Dussel?

Mi objetivo al escribir este libro fue presentar a los lectores de habla inglesa una perspectiva ética que defiende la vida humana y la biosfera de la tierra y avanza en el proyecto de construir un mundo más justo. Enrique Dussel es cofundador y la voz más importante en la filosofía del movimiento de liberación. Sí, es necesario estudiar a Dussel ahora y traducir aún más su trabajo a otros idiomas. La versión en inglés de su obra maestra, escrita en 1998, se publicó en 2013: The Ethics of Liberation in the Age of Globalization and Exclusion (La ética de la liberación en la era de la globalización y la exclusión). Este libro presenta los tres principios éticos clave en detalle. Muy brevemente, el primer principio es que debemos promover el crecimiento de toda la vida humana en comunidad. El segundo principio es que debemos alcanzar el primer principio utilizando procedimientos democráticos en los que todas las personas afectadas por las deliberaciones tengan la misma voz. Y en tercer lugar, cualquier cosa que decidamos democráticamente para avanzar en la vida humana debería ser alcanzable. Estos tres principios se informan mutuamente y ningún principio individual es suficiente para un proyecto ético, ya sea en el ámbito político, económico, social o de otro tipo.

Otros trabajos importantes están disponibles en inglés, como: Veinte tesis sobre política; La invención de las Américas: eclipse de « lo otro » y el mito de la modernidad; y el primero, pero muy importante: Filosofía de la Liberación.

Eres un conocedor de la situación que prevalece en Venezuela. ¿Qué crees que está pasando en Venezuela?

El contexto es importante. Desde que Hugo Chávez fue elegido presidente en diciembre de 1998, la oposición ha tenido una línea dura que quería poner fin a la revolución bolivariana por todos los medios necesarios. Chávez se presentó en un programa, « la alternativa bolivariana », que tenía tres pilares: independencia regional; construir una alternativa al régimen neoliberal; y pagar la deuda social. Los tres pilares son interdependientes, pero solo puedo abordar uno aquí. Para Chávez, la independencia regional requería tanto la promoción de un mundo multipolar como la creación de instituciones para la integración de América Latina y el Caribe. Es en un mundo multipolar y mediante un bloque regional unificado de naciones que la soberanía de cualquier nación se fortalece frente al dominio de un bloque de poder o poder. La realización exitosa de este punto de vista pone a la causa bolivariana en desacuerdo con la alianza Estados Unidos-OTAN que ha buscado y sigue tratando de repeler la influencia china y rusa y reimponer su hegemonía en toda la región. El ataque al chavismo fue implacable. Chávez sobrevivió a un golpe de estado efímero, un paro petrolero, un referéndum revocatorio, y Maduro resistió los intentos de golpe, Estados Unidos apoyó los esfuerzos para aislar al gobierno en la OEA, violencia en las calles, una guerra económica y, más recientemente, un intento de asesinato. Gran parte del dedo que apunta contra el gobierno bolivariano en la prensa corporativa se relaciona con la crisis económica allí. El problema, sin embargo, no fue un fracaso del socialismo; el problema ha sido un fracaso del capitalismo especulativo. Con la caída en los precios del petróleo desde fines de 2012, las debilidades en la economía que no habían sido tan marcadas por Chávez pronto se hicieron evidentes.

En resumen, la crisis se debe tanto a la mala administración interna de la economía como a una guerra económica respaldada por los Estados Unidos impuesta a este país sudamericano. En cuanto a las causas internas, había un sistema de moneda rota, los aumentos de precios, desvío de productos subvencionados en el mercado ilegal e incluso a otros países y la corrupción en los sectores público y privado. La crisis económica se ha visto exacerbada por las sanciones de los Estados Unidos de « agitar la economía » como parte de una estrategia para derrocar al gobierno.

En las elecciones del 20 de mayo, que fueron boicoteadas por la mayoría en contra de la Unidad Democrática Mesa redonda (MUD), Maduro ganó 68% de los votos. A pesar de las críticas al gobierno y la creciente insatisfacción con los problemas económicos, había una expectativa entre algunos en la base de datos que fue a las urnas a Maduro que finalmente tomar una acción decisiva en el frente económico. Una medida importante llevado allí sólo una semana, fue la introducción de una nueva moneda, el Bolívar Soberano, que se adjunta a Petro, una moneda cifrada sí se valora al precio del petróleo. Esta medida, junto con un aumento en el salario mínimo y una nueva escala de precios de productos de consumo básico, requiere el apoyo popular y un esfuerzo sostenido para evitar un nuevo ciclo de funcionamiento, el acaparamiento, la inflación y contrabando. También se han implementado otras medidas, incluida la reforma cambiaria y la reducción del contrabando venezolano en Colombia. Pero eso requeriría muchos más detalles. En cualquier caso, el destino de la causa bolivariana en Venezuela depende del logro de un éxito significativo en las semanas y meses por venir en este crucial frente económico.

¿Tiene alguna información sobre el ataque reciente al presidente Maduro?

El intento de asesinato apuntó no solo al presidente Maduro, sino también a los líderes de las principales instituciones estatales, con bombas (fabricadas con explosivos en C-4) lanzadas por drones. Siete personas resultaron heridas. El gobierno informa que unos días después se descubrió un nuevo complot para matar a líderes clave chavistas en diferentes partes del país. Estas tramas probablemente formaron parte de un plan para provocar el caos con el fin de allanar el camino para que un gobierno derechista « de transición » con sede en Bogotá y Miami jure en un nuevo presidente interino y luego pida una « coalición de partidarios ». al amparo de una « intervención humanitaria », para consolidar su control del poder. Estas son, por supuesto, especulaciones, pero el hecho del intento de asesinato está bien documentado, la existencia de un gobierno de transición detrás de escena es bien conocida, algunos de los presuntos autores del intento de asesinato fueron arrestado, y el gobierno emitió órdenes internacionales para supuestos colaboradores que actualmente residen en el exterior.

¿Estados Unidos continúa con su viejo método de desestabilizar y tomar golpe contra gobiernos progresistas en América Latina, como vimos con Dilma Roussef en Brasil?

Estados Unidos busca rehabilitar la doctrina Monroe y así imponer el régimen neoliberal en toda la región y contrarrestar la creciente influencia de China y Rusia. Por esta razón, los países del ALBA, que formaron parte de la ola rosa de los gobiernos progresistas, son objetivos para el cambio de régimen. El presidente Manuel Zelaya, elegido democráticamente, fue derrocado por un golpe de Estado en junio de 2009 y la administración de Obama respaldó el régimen de golpe que siguió. Dilma Rousseff fue presentada en lo que podría decirse fue un golpe parlamentario en 2016. Y hoy, como se puede escuchar en la retórica de los tomadores de decisiones de derecha en los Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia están en la lista indeseable. Pronto podemos ver una interferencia renovada en las próximas elecciones en El Salvador, ya que, a diferencia de los objetivos de Washington, la administración del FMLN (Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional) del presidente Sánchez Cerén apoyó a los gobiernos de Nicaragua y Venezuela en votos decisivos En la OEA y la semana pasada, El Salvador estableció relaciones diplomáticas con China luego de romper sus lazos oficiales con Taiwán. Entonces, como podemos ver, en algunos casos, el poder blando puede tener éxito al derribar un gobierno. Cuando el poder blando no logra alcanzar la meta, como en Venezuela, vemos las amenazas explícitas de intervención militar. Como Camacaro y yo hemos argumentado, usar esta opción contra Venezuela podría sumir a la región en años de conflicto civil. Esta es una buena opción para cualquier país, incluido Estados Unidos.

¿Cuál es el papel exacto de la CIA vinculado a los grupos de extrema derecha en los ataques contra los gobiernos legítimos de la izquierda latinoamericana?

No sé cuál es el papel actual de la CIA en América Latina. Wikileaks ha sido una fuente de información sobre el uso del poder blando, como el despliegue de fondos de USAID y NED para promover visiones políticas partidistas que terminan desafiando la legitimidad democrática de los gobiernos que no apoyan la política de EE. UU. En la región. Esto ha sido una preocupación creciente dentro de la izquierda latinoamericana.

Los medios de comunicación al servicio del gran capital y la hegemonía estadounidense ¿no son culpables de mentiras al manipular información sobre Venezuela, Cuba y todos los gobiernos progresistas de América Latina?

Para tomar solo un caso de estudio, un informe reciente de FAIR describe cómo la prensa corporativa usa el término régimen para los gobiernos que no están a favor de la Casa Blanca con el fin de cuestionar su legitimidad democrática. Y fuimos testigos de la presentación unilateral de los acontecimientos en Venezuela, Nicaragua y, en cierta medida, en Bolivia y Cuba. La prensa corporativa a menudo reproduce el punto de vista oficial, mientras que el trabajo de la prensa es tomar un enfoque más escéptico a las noticias narrativas dominantes. Pero realmente, no podemos generalizar. Algunos reporteros de los medios corporativos tienen el coraje de romper el molde. Lo hemos visto recientemente, por ejemplo, en informes sobre Yemen y Myanmar.

Recientemente, usted firmó un artículo con William Camacaro que explica un movimiento más que sospechoso por altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos como Mattis, Pompeo, Haley en América Latina. ¿Piensas que Estados Unidos intervendrá militarmente contra Venezuela?

Espero que no, pero ahora sabemos que el presidente Trump ha imaginado una invasión a Venezuela, que la Casa Blanca mantiene la opción militar sobre la mesa y que el Comando Sur se está preparando para tal eventualidad durante los ejercicios militares. junto con sus aliados regionales. Como Camacaro y yo hemos argumentado en el artículo que mencionas, cualquier fuerza invasora debería enfrentar una feroz resistencia dentro de la República Bolivariana, y un conflicto civil mayor probablemente se extendería a otros países en la región. Una invasión a Venezuela probablemente también provocaría una expansión e intensificación de la insurgencia disidente de las FARC en Colombia, así como el fin de la apertura de un acuerdo de paz por parte del ELN. Sospechamos que Brasil, Argentina y Perú, todos los cuales tienen suficientes problemas internos para enfrentar una creciente oposición política, todos tienen serias reservas sobre la opción militar. Es hora de que Washington cambie de rumbo al derogar el decreto ejecutivo contra Venezuela, levantar las sanciones y restablecer relaciones diplomáticas plenas.

El imperialismo estadounidense que destruyó Irak, Siria y Libia y quiere una guerra abierta contra Irán y Rusia ¿no está cavando la tumba de toda la humanidad?

La alianza Estados Unidos-OTAN empuja la realidad de un mundo multipolar y busca ejercer control primario sobre los recursos minerales e industriales de la Tierra a costa de un estado permanente de excepción y guerra. Tal orientación es de hecho insostenible. Los costos humanos han sido y continúan siendo catastróficos. La alternativa es que Estados Unidos combine la competencia con más diplomacia, cooperación y complementariedad. El reciente unilateralismo de los Estados Unidos en el comercio, las sanciones y el abandono del acuerdo nuclear iraní son contraproducentes e incluso podrían romper las relaciones con la UE.

¿Cuál es el impacto de la histórica victoria de Andrés Manuel López Obrador AMLO, candidato de la izquierda mexicana en las últimas elecciones presidenciales, en el continente americano?

La victoria de AMLO ofrece un espacio político en el que los mexicanos pueden comenzar a enfrentar la corrupción y la inseguridad pública y dirigir aún más la riqueza del país hacia la inversión social. Mientras algunos críticos se apresuran a enfatizar la cooperación de AMLO con los intereses de las grandes empresas y algunos políticos más conservadores, creo que la mayoría quiere darle la oportunidad de forjar un nuevo tipo de política, más inclusiva de los trabajadores, campesinos e indígenas de México. En términos de política exterior, AMLO ya ha indicado que México estará del lado de la no interferencia y el respeto por la soberanía de los estados americanos. Sin duda, esto cambiará el equilibrio de poder dentro de la OEA, reduciendo un tanto el intervencionismo del Grupo de Lima y el partidismo extremo anti bolivariano del Secretario General Luis Almagro.

¿La administración de los Estados Unidos no teme una posible unión entre la izquierda estadounidense y la izquierda mexicana? Si es así, ¿cuáles serían las consecuencias de la izquierda en América Latina y en todo el mundo?

No, no creo que se preocupen por ese cruce. Recientemente, la izquierda en América Latina y México ha expresado una convergencia de puntos de vista sobre la idea de un muro fronterizo, la atrocidad de la separación de la familia por el ICE y otros asuntos de inmigración. De hecho, existen vínculos de solidaridad y diálogo entre los trabajadores sindicalizados, los movimientos ecológicos, los pueblos indígenas y los foros interculturales. Pero está lejos de lo que constituiría una importante unión unificada entre la izquierda mexicana y la izquierda estadounidense.

¿Puede el régimen de Estados Unidos y sus aliados seguir hablando de los derechos humanos y la democracia cuando sus manos y su conciencia están manchadas con la sangre del pueblo?

El excepcionalismo estadounidense generalmente ha politizado los derechos humanos al expresar una indignación selectiva cuando ocurren abusos, dependiendo de si el gobierno en cuestión es amigo o enemigo de Washington. Esta indignación selectiva socava una de las características más importantes de los derechos humanos: siempre se aplica universalmente. Durante la administración Bush, la máscara cayó y el estado autorizó y desplegó explícitamente el retorno y el uso de « técnicas mejoradas de interrogatorio » o, más explícitamente, la tortura. El costo humano del cambio de régimen, por ejemplo en Irak y Libia, no propone a Washington como un portaestandarte confiable de los derechos humanos.

En su opinión, ¿no es más necesario un frente global antiimperialista y anticapitalista?

La lógica interna del capital es una acumulación ilimitada, en contradicción con el ideal de la vida humana perpetua y la preservación de los ecosistemas de la tierra. Instrumenta al ser humano y, por lo tanto, viola su autonomía y dignidad. La creciente desigualdad, la brecha entre 1% y el resto del mundo, aunque difiere de un país a otro, ha alcanzado proporciones obscenas a nivel mundial. Dado el antagonismo social generado por la creciente desigualdad económica y la dominación social, el sistema solo se puede mantener a través de una política de coacción, vigilancia universal y estadidad policial. Por estas razones, el sistema de capital probablemente no sea social, ni económica ni políticamente sostenible.

Ya existe un movimiento mundial naciente que busca reducir el cambio climático. Las conferencias internacionales sobre el calentamiento global están atrayendo la atención mundial. Aunque es incapaz de inspirar suficiente sentido de urgencia en el Norte hasta la fecha, este movimiento indudablemente aumenta la conciencia sobre el cambio climático en todo el mundo.

Por supuesto, hay otros problemas urgentes además del cambio climático. Pero el movimiento ecológico proporciona un ejemplo de lo que es posible. De hecho, se necesita un movimiento planetario progresivo diversificado para resistir todos los sistemas totalizadores, pero no se puede predecir qué forma podría tomar; Es muy probable que sea una coalición de fuerzas progresistas en todo el mundo que se unan en torno a objetivos comunes.

Como movimiento o coalición de liberación global, me imagino que daría prioridad a la vida humana en lugar de la acumulación privada y el apoyo a la cooperación sobre la competencia. Esto probablemente combinaría el poder del estado y los movimientos populares comprometidos en el cambio progresivo. Pero decir que el objetivo es anticapitalista es algo tendencioso. Cualquier sistema que centralice la toma de decisiones en manos de un pequeño número de personas y manipule a los seres humanos, incluido el llamado socialismo del siglo pasado, termina sometiéndose en lugar de liberarse. Somos nosotros, las personas, usando procedimientos democráticos, quienes debemos ser los protagonistas de la construcción de un mundo nuevo, « un mundo en el que caben muchas palabras » (para usar una expresión zapatista).

Entrevista de Mohsen Abdelmoumen

 

¿Quién es el Dr. Frederick B. Mills?

El Dr. Frederick B. Mills es profesor de filosofía en Bowie State University y miembro de la Asociación de Filosofía y Liberación y de la American Philosophical Association. Ha recibido premios por excelencia en enseñanza y alcance internacional en Bowie State University. El Dr. Mills ha publicado artículos sobre filosofía de la mente, ética y políticas públicas, Descartes, Spinoza, Kant, Sartre, Merleau-Ponty, Mario Bencastro y Enrique Dussel, así como análisis políticos de la política latinoamericana contemporáneo americano. Ha escrito y disertado extensamente sobre la Revolución Bolivariana en Venezuela y el período de la posguerra en El Salvador. La serie de Mills sobre « Antonio Saca y la Tradición de Arena » recibió una mención de honor de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas por un destacado artículo sobre América Latina y Asuntos Políticos. Mills ha contribuido con ensayos sobre Counterpunch, Council on Hemispheric Affairs y otros medios independientes. Ha publicado una introducción al libro de texto de filosofía, una monografía sobre Ética de la Liberación: Una Introducción de Enrique Dussel, y es coautor de un libro sobre las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, abogando por el fin de embargo. Frederick Mills es editor de evaluaciones y ex editor de Humanities and Technology Review. Participa en el Foro Washington de Sao Paulo y es miembro fundador de la Asociación para el Desarrollo de la Educación en El Salvador (ADEES, Inc.).

El sitio web oficial del Dr. F. Mills

Published in American Herald Tribune, August 30, 2018:  https://ahtribune.com/interview/2455-frederick-b-mills.html

In Palestine Solidarité: http://www.palestine-solidarite.org/analyses.mohsen_abdelmoumen.310818.htm

In Réseau International: https://reseauinternational.net/amerique-latine-les-etats-unis-cherchent-a-rehabiliter-la-doctrine-de-monroe-et-a-imposer-ainsi-le-regime-neoliberal-dans-toute-la-region/

In Le Grand Soir: https://www.legrandsoir.info/amerique-latine-les-etats-unis-cherchent-a-rehabiliter-la-doctrine-de-monroe-et-a-imposer-ainsi-le-regime-neoliberal-dans-toute.html

Publicités